El ajo se ha utilizado desde el antiguo Egipto para tratar una amplia variedad de dolencias de forma natural. Los suplementos de ajo son ideales para cualquier persona interesada en los muchos beneficios que los suplementos de ajo tienen para ofrecer. El ajo, también conocido como Allium Sativum, es miembro de la familia de la cebolla y se puede encontrar en América del Norte, Europa y Asia.

El ajo crece durante todo el año y es fácil de cultivar. Si bien el ajo es un alimento básico en muchas cocinas domésticas de todo el mundo, es posible que se sorprenda al conocer los muchos beneficios asociados con su uso como suplemento. El ajo se puede usar para combatir infecciones y fortalecer el sistema inmunológico del cuerpo. Se usa comúnmente para tratar afecciones hipertiroideas, impotencia, enfermedades cardiovasculares, infecciones fúngicas y bacterianas, infecciones torácicas, e incluso puede ayudar a regular los niveles de azúcar en la sangre.

El ajo también ayuda a reducir los niveles de colesterol y los depósitos de placa grasosa. Y a menudo se usa a la primera señal de cualquier tipo de virus del resfriado para prevenir la infección y el posible empeoramiento de los síntomas.

productos vistos recientemente